Recuerdo de infancia (1)

Imagen de Geli
Recuerdos de infancia

Enunciado: 

Escribe sobre un recuerdo de tu infancia. Haz referencia al lugar y a las personas que te acompañaban.

La intención es que indagues en tu interior y nos muestres parte de ti. ¡Suelta la pluma!

(Usa entre 200 y 500 palabras)

Comentarios

Recuerdo el abismo a mis pies

Imagen de Nelo

Recuerdo el abismo a mis pies, y a mi espalda una profunda cueva llena de misterios por resolver. Entre las manos un bocadillo de tortilla de patata, en la nuca el tibio sol del atardecer. Y a mi padre, atisbando el horizonte, como si el futuro se hallara impreso en él. 

Yo tenía solo cinco años.

Pocos días más tarde, murió Franco. En casa de mis abuelos, celebraron la noticia descorchando una botella de vino blanco.

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Hola, Nelo.

Imagen de miguel

Hola, Nelo.

¡Buen recuerdo!

Quizás deberías mirar esta página para ver cómo publicar tu solución al desafío: Desafíos

Saludos.

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Miguel

Soluciones a: Recuerdo de infancia (1)

Con unos pantalones cortos de coloridos cuadros que me venían anchos —ser niño en los años sesenta implicaba llevar pantalón corto, ¡incluso en invierno!—, sujetados con tirantes para no perderlos; con unos calcetines de ganchillo que dejaban su dibujo tatuado en mis pantorrillas; con una cartera de piel marrón en la que llevaba la enciclopedia Álvarez (intuitiva, sintética y práctica), mi plumier de dos pisos, mi cuaderno y mi bocadillo; con todo eso, iba a mi...

seguir leyendo
Publicado por miguel
22/01/2013 - 21:19

Las cartas de la baraja se suceden sobre la mesa de roble una tras otra. Los bastos saltan sobre las copas y las espadas sobre los oros.

A mi alrededor resuena un murmullo perenne, instalado desde hace horas, pero que yo apenas logro escuchar. Palabras sueltas llegan a mis ausentes oídos: pena, mamá, aorta, infarto, comer… inesperado.

Por más que intento resolver el solitario, no lo consigo. "Es muy difícil", me digo. Recojo las cartas por enésima vez...

seguir leyendo
Publicado por Kiko Labiano
23/01/2013 - 21:20

De niña  recuerdo que viajábamos al pueblo de al lado en el primer tren de la mañana. Tan sólo 15 kilómetros separan ambos pueblos, en ésa época la distancia como el tiempo parecían infinitos. La noche previa apenas si dormíamos pensando en  la emoción del viaje.

El  tren  era uno de ésos que tenían compartimentos que se cerraban  como habitaciones, con cortinillas azules raídas en las ventanillas y en las puertas, asientos del mismo color de skay que conservaban la huella del...

seguir leyendo
Publicado por Bea
25/01/2013 - 11:58

Aquel día no había ido al colegio porque estaba enferma, así que subí con mi madre a la terraza comunitaria del edificio donde vivíamos. Mientras ella tendía la ropa, yo me asomé a la barandilla.

—¿Quiénes son esos hombres, mamá?

—Son presos —dijo mi madre y sacudió en el aire, con energía, la blusa que llevaba entre las manos. Parecía molesta.

—¿Presos?

—Sí, las personas que están en...

seguir leyendo
Publicado por Geli
26/01/2013 - 09:24

Siempre que llegaba del cole, Manolo, el zapatero, me recibía con su sonrisa.

Tenía su humilde taller en el patio del corralón de vecinos donde vivíamos.

Ese maremágnum de puntillas, clavos y colas que ordenaba, a su manera, en las estanterías y que rodeaban el pequeño cobertizo, despertaban mi imaginación maquinando sobre cuántas cosas se podrían hacer con ellos.

Consideraba toda una ciencia el arte de arreglar zapatos, tan pura, tan sofisticada, tan precisa que,...

seguir leyendo
Publicado por Manu
07/02/2013 - 13:11

Pasé mi primera infancia al cuidado de mis abuelos maternos. Apenas veía a papá y mamá los fines de semana.

El abuelo Ricardo era mi compañero de correrías, el incitador de maravillosas aventuras dentro de nuestro pequeño y cálido mundo. La abuela Elisa era un ser de luz, una de esas personas que, con su presencia, te hacen sentir bien, en paz con el universo.

Los lunes eran mágicos, me llevaban de vuelta al nido. Los viernes... Ah, los viernes....

seguir leyendo
Publicado por Oscar
08/02/2013 - 16:32

Siendo niño vivía en casa de mis abuelos; frente al bar que por entonces regentaban mis padres. En aquella misma calle se encontraba el colegio donde cursaba primero de la antigua EGB.

Antes de volver a las clases de la tarde me entretenía ahogando hormigas en la terraza. Era muy modesta pero a mí me parecía impresionante. Sobre todo por la presencia de un limonero. Nada menos que ¡un árbol en tu propia casa! Una de aquellas tardes, no sé por qué, me escondí dentro de un pequeño...

seguir leyendo
Publicado por DavidRubio
04/03/2013 - 01:00

Siempre recordaré las calles de tierra, sin aceras. Al llegar del colegio dejaba mi mochila y salía a la calle con mi goma de saltar y la comba. Rápidamente iban saliendo mis amigas. Las calles se llenaban de niños y niñas jugando al pilla pilla, al escondite, etc… Entre juego y juego, mi madre me llamaba desde la ventana ofreciéndome aquel rico y enorme bocadillo que tanto me costaba acabar, pero allí estaba uno de  mis hermanos que contribuía a hacerlo desaparecer. Cuando llegaba la hora...

seguir leyendo
Publicado por Verónica
11/03/2013 - 12:00

Yo tenía un amigo, un par de años menor. Lo conocí por su hermano, que aún vive; y cosa curiosa, me hice de su amistad aún cuando no éramos contemporáneos. Tendría yo unos trece, quizá, y él once, tal vez. Pero recuerdo su arrojo, su chispa; traía frecuentemente la nariz sucia, y parecía mirar de lado, no sé por qué. Como que a todo le buscaba el modo. El caso es que yo iba a buscar al hermano mayor, que se quedaba aplastado mirando el televisor, y terminaba yo jugando con el hermano menor,...

seguir leyendo
Publicado por El Samo
23/03/2013 - 22:38

Azahar: Flor de naranjo, aroma de Sevilla, llave de mis recuerdos.

Al calor del sol de primavera, la calle entera se llenaba del embriagador azahar, tapizando el suelo con su nacarado color. Los naranjas, rebosantes en sus copas, hacían de munición en nuestras guerras de cuento, donde de paso, alguno que otro nos sollábamos las rodillas contra el duro albero.
Recuerdo que cuando esto pasaba, subía lentamente las cuatro plantas que había hasta mi casa, con cuidado de no rozar la...

seguir leyendo
Publicado por Fanathur
15/04/2013 - 23:22

Otra vez. Tengo que ir al baño otra vez. Ya no aguanto más.

Miro a mi alrededor. Todos en el saloncito están atentos a la televisión. Aunque yo no me atrevería jamás a pedirle a nadie que me acompañase.

En el pasillo la luz se diluye poco a poco, y la puerta del distribuidor queda en penumbra. En el baño reina la oscuridad.

...

seguir leyendo
Publicado por CarmeNiebieska
05/07/2013 - 21:53