Argumento y trama del relato

En muchas ocasiones, si no en todas, acostumbro valerme de algunas preguntas clave para dilucidar los problemas estructurales de un texto literario.

Lo que hago es bien sencillo (que no simple): invito al autor a resumir el argumento y la trama del relato.

Reconozco, sin un ápice de pudor, que es una invitación casi inaceptable. Si el escritor fuera un barco, mi propuesta equivaldría a un torpedo por debajo de la línea de flotación.

Como único descargo ante los sufridos talleristas, repetiré la frase que utilizaba mamá luego de darme un coscorrón: "A mí me duele más que a vos (a ti)". Es que nadie disfruta  empujando a un amigo al pantano. Sin embargo, la lucha por salir de allí da como resultado un aclararle el panorama y, por regla general, fortalecerlo.

Las respuestas que recibo, luego de pedir resumen o aclaración de argumento y trama, varían desde las apenas sorprendidas (1) hasta las laboriosamente explicativas (2).

1) ¡Caramba! Creí que estaba muy claro. Resulta que...

2) Entonces, donde digo que cesaron sus funciones vitales, quiero decir que se ha muerto...

Hasta aquí, es lo que he obtenido a cambio de lo que pido. Paso, ahora, a hablar sobre lo que he solicitado.

 

Argumento
Es el esqueleto, el andamiaje sobre el que descansa todo el peso del texto. Suele ser una idea única que puede resumirse en una sola frase.

 

Ejemplo: Un hombre tullido busca venganza.

 

Trama
Es la musculatura, lo que da fuerza al relato, lo que modela en trazo grueso. Se adhiere al argumento y lo desarrolla de extremo a extremo. Consiste en una serie de ideas subordinadas a la inicial y coordinadas entre sí.

 

Ejemplo: Un hombre, capitán de un barco ballenero, emprende la persecución de un cachalote albino que le ha arrancado una pierna.

 

El escritor novel adolece de grandes dificultades para separar ambos conceptos. De ahí las sorpresas, los tartamudeos, y las explicaciones con más palabras que el propio escrito.

Lo recomendable es escribir ambos (primero el argumento, luego la trama) y observar si se corresponden y de qué modo se relacionan. Si hay grandes discrepancias, conviene estudiar a fondo el argumento, y adosar las ideas correspondientes a la trama, en ese orden.

Una vez planteadas y clarificadas ambas cuestiones, se impone una nueva revisión para comprobar que se ajusten sin fisuras. Es recomendable que, en esta última etapa, intervenga algún lector avezado, capaz de notar las divergencias que puedan haber subsistido.

Estas cuestiones pueden ser analizadas a posteriori de la primera escritura, y funcionan como una buena herramienta a la hora de efectuar las correcciones que el propio texto “pide” (a veces, a gritos).

Comentarios

¡Guauu! Menuda herramienta

Imagen de Geli

¡Guauu! Menuda herramienta nos acaba de proporcionar. Saber diferenciar entre trama y argumento será de gran utilidad. Tengo la sensación de que Ud. es una especide de mago que no deja de sacarse trucos de la chisteraAplauso .

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Geli

Como decía un conocido, "me

Imagen de Oscar

Como decía un conocido, "me gusta hablar conmigo sismo".

Por la extensión de un cuento, no suele hacer falta poner por escrito la idea argumental, pero hay que tenerla presente. Y preguntarse: ¿lo que tengo es lo que quería tener o es otra cosa? La respuesta sirve para esclarecer el panorama. Quizá la trama se ha torcido o un personaje secundario se ha adueñado de la escena o sucede algo que, de tan imprevisto, sorprende hasta al propio autor. Esto no es malo, habrá que tener en cuenta esas agitaciones de anguila y estudiar cómo hacer los ajustes entre la idea original y su desarrollo. ¿Cuál de los dos elementos modificar? El que tenga menos fuerza. Una historia anodina se come al mejor argumento, y una trama potente resignifica al argumento original.

Un buen ejemplo es el nacimiento de "El retrato", originado en dos frases "hechas" que terminaron en la papelera.

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Geli, por estos posts

Imagen de Pernando

Geli, por estos posts agradezco a miguel y a vos esta estupenda página!

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Pernando Gaztelu

Gracias, Pernando.

Imagen de miguel

Gracias, Pernando.

Hay que extender el agradecimiento a Óscar, nuestro manantial particular. Y a todos vosotros. Guiño

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Miguel

Me lo habían explicado varias

Imagen de Pernando

Me lo habían explicado varias veces, pero lo de esqueleto y músculos no se me olvidará más y me acompañará en todas las correcciones de acá al infinito, muchas gracias.

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Pernando Gaztelu

Páginas