008. El sol sale para todos II

En Juventud, novela corta de Joseph Conrad, Marlow cuenta su primera y extraordinaria aventura marítima a un grupo de amigos:

Lo estoy viendo ahora: la amplitud de la bahía, las arenas relucientes, la riqueza del verde infinito y variado, el mar azul como el mar de un sueño, la muchedumbre de caras atentas, la llamarada de vivos colores; el agua que lo reflejaba todo, el perfil de la costa, el muelle, la extraña nave de alta popa flotando inmóvil y los tres botes con los fatigados hombres de Occidente durmiendo, inconscientes de la tierra y de la gente y de la violencia del resplandor del sol.

Aquí Conrad se sirve de la enumeración, un recurso que le permite reunir distintos elementos visuales. Pero enumerar no significa simplemente hacer un listado de cosas más o menos bonitas. En este fragmento, todo está caracterizado. Ese es el secreto: la vitalidad que acompaña a cada uno de los elementos. Las imágenes sirven para enlazar con el sentimiento de Marlow, que casi da la vida por poder contemplar Oriente. El texto tiene un ritmo, un tempo evocativo.

MdM nos propone que:

  • Preparemos una lista con varias cosas que nos rodeen en este momento.
  • Comparemos nuestra lista con la descripción de Conrad.
  • A cada elemento escrito, aplicadle estas preguntas:¿Qué hace que este objeto sea diferente de otro de su clase? ¿Qué historia personal guarda? ¿Qué me diría si pudiera hablarme? ¿A qué se parece?
  • Escribamos las respuestas, y después tratemos de enlazarlas. Por ejemplo, podemos contarle a alguien, por carta, cómo es la habitación en que trabajamos, cómo es la calle en donde vivimos.
  • "Nos dejemos hablar".Seguro que nuestra descripción será vívida.

Es grato imaginar a Conrad escuchando cómo el mar le decía que era azul, pero azul como el mar de un sueño.

 

Fuente: Taller de corte y corrección de Marcelo di Marco