No maldigo

No maldigo haber amado

ni tampoco el cruel amor,

maldigo aquel deshonor

de saberse despreciado,

aun a vil pasión atado.

Cuando una persona entrega

todo a la fortuna ciega,

pierde harto sin tener nada

que le devuelva, otorgada,

la dicha de que reniega.