Al Jarama

 

Río Jarama que conduces presto

el sentimiento del ánima en vida

y que acaricias con esa sentida

corriente el valle con altivo gesto,

 

¿adónde encaminas aquel enhiesto

cauce que besando entre su crecida

orilla va, y que a la vista convida

a contemplar su camino dispuesto?

 

Campos que os bañáis en el agua pura

de este río preclaro y compungido

que llorando va con tanta amargura

 

lo que de beldad Madrid ha perdido,

no os quejéis, pues resta tal donosura,

que aún se levanta aquél malherido .